Daniel Esquenazi artistico mineral pozos

Apertura del Centro de Artes en Mineral de Pozos

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Luego de tres años de restauración arquitectónica, la Escuela Modelo de Mineral de Pozos se ha convertido en el Centro de Artes y Prácticas Artísticas (CAPA), uno de los espacios de enseñanza más grandes de América Latina cuyas puertas abrirán al público en junio próximo.

Con una inversión de 80 millones de pesos para su rescate, el conjunto de edificios con seis mil metros cuadrados de construcción ahora incluye áreas para la exhibición y producción de arte, museo de sitio, cineteca, tienda de artesanías, auditorio y salas de conferencias, entre otros espacios.

El proyecto arquitectónico estuvo a cargo de Patrimonio Guanajuato AC, con la colaboración de urbanistas, antropólogos y especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quienes supervisaron la obra para que se respetara el diseño original.

Daniel Esquenazi Beraha, uno de los inversionistas, explicó en un comunicado que como parte de la restauración se creó un nuevo edificio frente a la construcción histórica que albergará talleres para pintura, fotografía y escultura.

Aseguró que el CAPA será la atracción ancla para visitar Mineral de Pozos, pueblo mágico ubicado en el estado de Guanajuato, y dentro de la oferta cultural habrá cursos que serán impartidos por el fotógrafo neoyorkino Spencer Tunick, quien además prevé inaugurar una galería en el pueblo. Mineral de Pozos, originalmente llamado Ciudad Porfirio Díaz, fue un pueblo minero de plata y mercurio principalmente, que tuvo su auge a fínales del siglo XIX y principios del XX, con 50 mil habitantes.

Las más de 200 minas interconectadas sufrieron una inundación donde murieron muchos trabajadores y con la inutilización de las mismas y la llegada de la Revolución, el pueblo fue abandonado al grado de que solo quedaron 100 habitantes, por lo que se convirtió en un “pueblo fantasma”, describió Esquenazi.

Durante décadas el lugar permaneció en ruinas y los edificios se deterioraron casi al punto de derrumbarse, pero con la restauración se recuperaron los techos de madera y el piso original.

Hace seis años un grupo de inversionistas, a través de la Asociación Civil “Señores de Pozos” y los ejidatarios del lugar, hicieron una sinergia y convirtieron los ejidos en propiedad privada para poder donar la Escuela Modelo al gobierno de Guanajuato.

La inversión desde entonces para renovar todo el pueblo suma mil millones de pesos, destinados a la construcción de hoteles boutique, restaurantes, tiendas e impulsar la economía del lugar, que ahora tiene cuatro mil habitantes y se considera uno de los mayores rescates que se han hecho de un Pueblo Mágico.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Dejar comentario